Conoce tus gastos hormiga pero también pon en práctica el AHORRO HORMIGA

Aquí la historia

Llega la víspera del día de pago y el Sr. Olegario se da de topes por no contar con el suficiente dinero para liquidar sus obligaciones, se ha dado cuenta que algo sucede y es cuando dice -¡Yo tenía toda mi quincena y ahora no me queda nada! Seguramente éste personaje jura que le han robado y lo peor de todo, atribuye responsabilidades a terceros y generalmente el es el último de la lista.

El Sr. Olegario tiene un gasto fijo que es la renta y cuando toma su libreta a enumerar todo lo que ha gastado se encuentra lo siguiente:

¿Alguna conclusión?

¿Alguna conclusión?

$509.00 pesos semanales, que son $2,036 pesos mensuales y al año suman $24,432.00 pesos

¡Cubrir nuestros caprichos nos cuesta el equivalente a una mensualidad de un auto! Y lo peor de todo es que son fugas que no percibimos sin embargo, como una plaga, suelen devorar el ingreso mensual

Si tienes en tu cartera esta plaga ¡ponle fin!

  1. Analiza los pequeños gastos que se realizan cada día. Registra cada compra o gasto en una libreta. (Haz una lista)
  2. Compra menos caprichos.
  3. Considera el porcentaje de las propinas en los consumos. (tengan cuidado con el incentivo social)
  4. Destina un monto específico por semana para los ‘pequeños’ gastos.
  5. Elimina los juegos que se alquilan para los celulares. Cuestan entre $15 y $30 ¡a la semana! De $60 a $120 al mes, es decir, entre $720 y $1,440 al año.
  6. Medicamentos milagro: Elimina los productos que solo controlan el padecimiento y no lo cura, ¡Recuerda, lo barato puede salir caro a largo plazo!
  7. Agua envasada Nadie discute los beneficios de hidratarse, pero sí de comprar botellas de agua a diario. Eso no sólo merma el bolsillo, sino que genera grandes cantidades de basura. Así que invierte en una buena cantimplora y rellénala en casa o la oficina. Comprar filtros para la casa también representa una buena y ecológica inversión (botellas pet que ya no se usan) ver video sobre el agua
  8. Modera el consumo de café. El consumo de café en México pasó de 68.4 tazas per cápita anuales a 71.4.  Cada día hay más gente que bebe café (desde el clásico “americano” hasta los de corte y preparado gourmet). Esta vez nos ocuparemos de los males del bolsillo: de $14 a $40 por bebida, según en dónde se compre. La Asociación Mexicana de Cafés y Cafeterías de Especialidad señala que el margen de ganancia por una taza de café puede llegar a ser de hasta 300%. Las recomendaciones: llevarse un termo hecho en casa. O bien, llevar la taza o termo a las tiendas de conveniencia y cafeterías, pues casi todas hacen descuento por sólo rellenar el vaso (también generará menos basura, al evitar los desechables).
  9. Pagar con efectivo cuando puedes hacerlo con tarjeta de débito. La mayoría de los comercios que aceptan tarjeta de débito no cobran comisión (y si lo hacen –que no deberían hacerlo– evidentemente es preferible que pagues con efectivo), mientras que en todos los cajeros se cobra comisión por retirar dinero (a menos que sea de tu banco). El uso del efectivo tiene ese costo oculto: el de las comisiones por retiro de cajeros RED. Así, es preferible que manejes efectivo sólo cuando no puedes usar el plástico.
  10. Pon en práctica el AHORRO HORMIGA